Ayer vi “Hecho de sangre”

Este filme fue una completa sorpresa para su servidor: conocía a sus actores principales, conocía al cine italiano de la época, pero de este título no tenía la más mínima referencia. Ya le cuento más.
Cuenta la historia de Concetta Patternó, que en los primeros minutos sufre el asesinato de su esposo junto a ella y la pérdida de su embarazo avanzado, producto de la terrible impresión. Estamos en la Italia de entreguerras, en Sicilia. Concetta no recibe justicia y con el tiempo se vuelve la viuda Patternó: una mujer agresiva y sufriente, vestida como una bandida de luto y armada con una gran escopeta de dos cañones. Al pueblo llega entonces el abogado socialista Spallone, quien declara querer tomar el caso de tamaña injusticia, con su altruismo aparatoso, ingenuo e inútil. El caso es imposible: el pueblo está dominado por un Barón que explota niños para minería, y su matón principal es quien mató al esposo de la protagonista. La impunidad en el pueblo es tan grande que el matón se burla de la viuda e incluso pretende violarla: en esta época una mujer sin hombre no vale nada. Simultáneamente llega al pueblo Nicky Samiguele, un italiano que es matón de la mafia estadounidense, cargado de dinero y trampas. A partir de allí el matón y el abogado compiten por el amor de la viuda, mientras tratan de mantenerse en pie en un mundo que se desmorona con la llegada al poder de Mussolini. Y la viuda los ama a los dos, como en el bolero.
Como puede ver, es difícil hacer un resumen breve de este filme: es una historia llena de detalles y matices. En otras manos, y por este mismo motivo, este filme hubiera sido un desastre de aquellos que dan una y otra vez en televisión: la pobreza reducida a postal turística, el conflicto político reducido a un problema de mal carácter e incomprensión, los personajes reducidos a caricaturas bondadosas, y Keanu Reeves haciendo parcamente de italiano. Sin embargo aquí el balance funciona: hay un romance a tres partes, hay un paisaje poderoso que enmarca la historia como un western (curiosamente me recordó aquellos animés situados en Europa), hay retrato neorrealista, hay comedia, hay costumbrismo, hay historia, y está el destino de la mujer como humana de segunda clase. Y sobretodo, está la brutalidad salvaje de las buenas óperas: sin querer contarle el final, le cuento que el título se refiere tanto al principio de la historia como a su final.
A pesar de cierto humor y cierta candidez, la historia es durísima principalmente por dos aspectos: lo poco que vale la vida en esa sociedad y por el reciclaje de un matón despreciable en líder político.
Como le contaba anteriormente, en este contexto una mujer sin hombre es potencial blanco de violaciones, que de una forma retorcida resultan ser culpa de ella. La viuda Patternó está en esa situación, pero no es la única: al principio del filme una joven trata de suicidarse tras ser víctima de una violación múltiple, y no es descabellado imaginar que sus agresores son vistos sólo como muchachos que les gusta divertirse un poco. Cuando el valor de las personas no es igual pasa ésto, que quien vale más considera lícito divertirse a costa del sufrimiento de quien vale menos, de quien es un “desechable” en el sentido que se le da en Colombia a esta palabra. La situación escapa al problema de género, incluso: en palabras del mafioso Nicky “América no es un lugar para estar abajo, hay que estar arriba, pero para estar arriba hay que tener una pistola en la mano”. La suerte del abogado Spallone no es mejor: por ser socialista es objeto de humillaciones y golpizas, y si se considera el momento histórico (el ascenso al poder de Mussolini) su futuro es aún peor. Hay pocas alternativas para este sistema jerárquico de injusticias que presenta el filme: se puede ser delincuente, prostituta o apoyar dicho sistema con entusiasmo sádico, como hace el villano Acicatena, quien dice “Le hemos defendido siempre la propiedad al Barón: primero con la escopeta y luego con la camisa negra”.
Y es este villano quizá lo más oscuro de este filme: un matón despreciable al que le va bien, precisamente por sus maldades. Como su servidor proviene de Chile, no puede menos que acordarse de cierto diputado conservador que fue procesado hace poco más de un año como responsable de una masacre de izquierdistas. Y ése es un solo caso: es casi seguro que historias así abundan en este sufrido sector del mundo, y más allá también. Acicatena no es un invento del filme, es un personaje real y demasiado cotidiano ¿Y lo peor? Es cierto que les va bien.
En términos formales es un filme impecable, con ciertos códigos visuales propios de la época en que se realizó (1975): luces duras, uso de movimientos de zoom y escenarios reales, incluyendo ruinas milenarias. En términos narrativos usa claves del melodrama, del neorrealismo y de la ópera, de forma efectiva. No hay mucho que le pueda decir de sus actores, Mastrolliani y la Loren, que no sepa usted ya, excepto ésto ¡Qué bella época donde las estrellas eran actores de carácter y no modelos!
Por último ¿Es bueno este filme, vale la pena perder hora y media de vida en él? Absolutamente. Lo que lamento es no haberlo visto antes ¿Algún Acicatena del mundo real habrá limitado su exhibición en mi país? Roberto Suarez Perez
robertosuarezperez@me.com

Ayer vi “Chappie”

Tras la enorme sorpresa que fue “Distrito 9”, traté de ver más de este director: “Elysium” (parece a medio hacer) y el corto aquel, que es más un punteo de las ideas que desarrollaría después el sudafricano. A través de estos filmes se pudo ver el trabajo de un director que se toma la ciencia-ficción en serio: como forma de reflexión sobre el presente y exposición de ideas filosóficas, científicas o sociales vanguardistas. Por supuesto, ésto es cine, no literatura, por lo tanto esta exposición es mucho más limitada: el rol del cine como espectáculo lo ha hecho mucho más cercano a la “opera espacial” (decorados futuristas sin sentido) que a otra cosa. Un autor interesante, un género interesantísimo y un filme que se publicitó como entretenimiento familiar, como una reedición de “Cortocircuito”: un ET robótico aún más edulcorado.
Cuenta la historia de Chappie, quien es un robot policía en Johannesburgo: hechos en serie por una compañía privada, estos robot son autómatas de reflejos programados, gran resistencia y una eficacia sin paralelo. Sin embargo Chappie siempre está en la primera línea y siempre sufre daños considerables, hasta que se decide mandarlo a reciclaje: allí su creador, un empleado de la compañía, se lo roba para probar en él un nuevo código de inteligencia artificial que, a diferencia de su sistema original, puede aprender y desarrollarse. El problema es que simultáneamente este programador es secuestrado por un grupo de delincuentes en problemas: ahora Chappie, reprogramado, debe crecer en una familia de criminales y esconderse de otro empleado de la compañía que lo busca, enfermo de celos y rigor mal entendido.
Este filme podría ser “entretenimiento familiar”: una historia tierna sobre cómo un niño robot crece y se hace bueno, sin desafíos ni notas altisonantes. Y lo más curioso es que esa historia familiar está en este filme, pero rodeada de elementos de lo más interesantes.
Para empezar, está el ángulo social. Como en otros filmes de este director, la división y enfrentamiento entre las clases dominantes y dominadas se dibuja con claridad. No se trata de la convivencia entre dos tipos de personas de buena voluntad: la clase alta es representada como débil, no muy brillante y sin méritos para estar donde está. Los delincuentes parecen serlo no tanto por maldad (excepto uno) sino por estar al final de la escala. Los crímenes se presentan así como estrategia de reposesión del desposeído, y las simpatías del director van claramente hacia este tipo de luchador: Chappie se vuelve un gánster cándido, la familia delincuente cada vez es más protectora y unida y los robos relativamente menores se muestran como astucia y suerte, más que como transgresiones. Los que no tienen nada luchan, en la selva en que están hundidos, por recuperar lo que los privilegiados le arrebataron. Esta forma de ver la organización de la sociedad ha estado presente en toda la obra de este director, variando tan solo la forma de presentación y el ángulo del problema a tratar. Más claro se ve ésto si pone atención al malo de la película: un ex militar cruel, atlético y ultra católico. Este malo nunca habla sobre temas políticos, racismo, género o derechos sexuales y reproductivos, pero su opinión se puede adivinar claramente. Si el malo opina así sobre el mundo ¿Cómo opinan los buenos según este director?
Otro aspecto interesante está en ciertas ideas que se presentan en el argumento de las que no puedo contarle mucho, para no echar a perder las sorpresas del guión, pero le pido, estimado lector, que busque lo siguiente en internet: la singularidad futurista, o el momento en que la conciencia humana se pueda expandir gracias a la tecnología.
Hay bastante violencia y maltrato, especialmente contra el protagonista. Hay un momento bien gore, lo que vuelve aún más inexplicable la publicidad de este filme como familiar. Hay algunos chistes, pero también hay Mechas. Hay más cosas, armas de colores por ejemplo, pero principalmente hay una regla que rige este filme: el mundo en el que viven es como una pelea de perros, donde se puede ser sólo víctima o victimario.
Tanta ferocidad en una historia sobre un niño robot ¿Será que estamos en tiempos feroces?

Roberto Suarez Perez
robertosuarezperez@me.com

Ayer vi “Dawn of the planet of the apes”

Este filme se enmarca dentro de una corriente general del cine americano de los últimos tiempos: el remake-secuela-expansión, o el conservadurismo despiadado. Pero éstas son demasiadas opiniones para el comienzo, así que déjeme dibujarle el argumento:
El simio Cesar, el del “Planeta de los simios” de hace pocos años, es el líder de una manada grande, que se ha desarrollado hasta ser un pueblo propiamente tal: con dinámicas productivas, jerarquías, división del trabajo y código moral. Durante una cacería los simios encuentran un grupo pequeño de humanos exploradores, humanos que creían extinguidos hace años. Frente a la disyuntiva sobre qué hacer con estos pocos representantes de una especie tan peligrosa, Cesar opta por la paz, pero debe pagar su precio. Desde ahora debe conciliar las necesidades de estos humanos sobrevivientes con la desconfianza y división de su tribu, lo cual puede, y lo hará, terminar con demasiados muertos.
Este filme cuenta con un trabajo extraordinario de animación y captura de movimiento, pero ésto usted ya lo sabe: fue de lo que casi toda la prensa habló durante su estreno. En términos técnicos y de performance es impecable, lo que es esperable en grandes producciones. Lo interesante aquí es como explora y desarrolla algunas de las posibilidades que plantea la premisa de la historia: la sustitución de la humanidad como especie dominante.
En el filme se trata la convivencia y desconfianza entre rivales, el cómo es fácil asumir al otro como dotado de una naturaleza completamente diferente a uno mismo. A pesar que el filme se sitúa diez años después de su Apocalipsis, los humanos aún asumen que los simios son meros animales, autómatas del instinto; por su parte, los simios asumen que los humanos son sólo criaturas malvadas, con talento para la destrucción y la tortura. Como puede ver, ambos hacen una caricatura del otro en base a lo que se ve de lejos: no en base al conocimiento, sino al prejuicio y la incomodidad que produce lo diferente. El viaje metafórico que emprende Cesar, su protagonista, a lo largo del filme se trata de ésto: ver al otro, soportar su incomodidad (la posibilidad que el otro me “mueva el piso”), conocerlo y reconocer en él lo semejante. Como puede ver, querido lector, este chimpancé camina una ruta que hoy entre nosotros no es muy transitada. Es cosa de ver qué lugar ocupa en nuestras sociedades el negro, el indio, el andino, el extranjero, la mujer, el homosexual, y la minoría que usted elija. Parece ser algo propio de las personas el desconfiar y reducir al otro a una diferencia radical, incluso las “personas no humanas” como las de este filme. Para Cesar hizo falta un humano casi de cartón en su bondad: un humano que se viste invariablemente de blanco en las situaciones críticas.
Y aquí hay un punto flaco: los personajes secundarios. El malo, el chimpancé Koba tiene un pasado trágico (años de tortura en laboratorios científicos, ojo) y una maldad pura. El humano bueno tiene una tragedia en su pasado y una familia en su presente, además de una actitud invariablemente correcta frente a los desafíos. El personaje que representa el gran Gary Oldman es tan esquemático que podría llamarse “el equivocado”, y el resto de los humanos cae en simplificaciones aún más extremas, fíjese en el humano que da el primer tiro de la historia: incluso se define a sí mismo, y tiene razón. Con los simios no hay mejor suerte: el hijo mayor de Cesar es “el adolescente” (de opiniones cambiantes, mucha emoción y en aprendizaje), la esposa de Cesar es “la esposa” y el simio erudito es “el erudito”. Cuando llega el momento, todos estos personajes simplificados actúan según se espera de ellos: Oldman se equivoca, el adolescente aprende, el erudito se comporta con bondad (la cultura vuelve buenas a las personas, parecen creer los realizadores), y los malos hacen cosas malas. Quien tiene un proyecto, quien duda, crece y supera las barreras que tiene frente a sí es Cesar, el único personaje completo e interesante de la historia.
Si miramos debajo del agua podríamos ver un problema político en esta historia: Cesar es un tío Tom peludo. A lo largo de la historia sus mejores acciones, las que se nos muestran como más acertadas y heroicas incluso, son contrarias a los intereses inmediatos de su propia especie y favorecen a los humanos blancos norteamericanos. Incluso, sabiendo como sabemos el final de toda esta historia (los simios dominan el planeta), la victoria final parece estar más del lado humano que animal. A pesar de situar la narración desde los zapatos de un no humano, la moraleja, los resultados y las reglas siguen siendo humanas. De cierta forma esto refuta la mayor novedad de este filme, que es mirar desde la vereda del frente.
Una última dificultad con este filme tiene que ver con una regla no escrita del cine norteamericano sobre los finales: no importa el tipo de conflicto o su dificultad, todo se puede solucionar con una buena pelea a puñetazos.
Por último, déjeme explicarle la primera frase: se hacen tantas secuelas-remakes-expansiones de filmes previos porque son una apuesta relativamente segura en términos económicos. Gente como su servidor, que recuerda con cariño la buena y sorprendente experiencia del filme original, es más probable que gaste su dinero en un título como este que en una idea completamente original. Si considera la enorme dificultad que enfrentan los cineastas noveles para llevar a cabo sus obras, ésto es una tragedia.

Roberto Suarez Perez
robertosuarezperez@me.com