Publicado el

Ayer vi Darling

Este es un filme de terror del año 2015 dirigido por Mickey
Keating. Cuenta con las actuaciones de Lauren Ashley Carter
en el rol protagónico y la aún bellísima Sean Young en un rol secundario.
Cuenta la historia de Darling, quien toma el trabajo de
cuidar una casa en el centro de Nueva York mientras su dueña se ausenta. El problema es que la casa tiene un pasado: una
cuidadora anterior saltó desde el cuarto piso y los vecinos
cuentas historias sobre antiguos dueños dementes que
realizaban rituales. Darling comienza a perder contacto con
la realidad hasta que las cosas se vuelven muy graves.
El filme está realizado en un blanco y negro bien logrado, de sombras profundas. Su realización es impecable, con buenas
actuaciones, puesta en escena y un sonido que da bastante
miedo. El filme está estructurado en capítulos nombrados
según el desarrollo de la historia, pero manteniendo una
ambigüedad fundamental:
¿Es esta una historia de terror psicológico, acerca de la
desintegración mental de una muchacha frágil, o es sobre
terror satánico, acerca de cómo una sutil influencia
demoniaca provoca el crimen y la tragedia?
Esta pregunta fundamental nunca se resuelve de forma
concluyente, lo cual actúa en favor del filme, la verdad. Lo literal es lo que vemos, aunque su significado sea ambiguo o contradictorio. En este sentido, este es un filme que trata
más bien sobre la subjetividad de la protagonista que sobre
hechos propiamente tal.
Por supuesto no es el primer filme que trata sobre esto del
modo en que Darling lo hace: aquí hay una deuda enorme con los primeros filmes de Roman Polanski. En específico, tanto
por temas, tratamiento e incluso locación, la deuda es con
El bebé de Rosemary, El inquilino y Repulsión. Por
supuesto esta deuda no es inconsciente: más que una
influencia lo que hay aquí es un homenaje. Y por supuesto
también, estamos hablando de uno de los grandes directores de cine vivos que nos quedan, una leyenda polémica e inusual,
que ha tenido en su obra el raro mérito de que incluso el
peor de sus variados títulos (aquel thriller satánico con
Johnny Deep) es un buen filme. Esto es tan así que incluso su primer largometraje postuló a los Oscar como mejor película
extranjera. Por difícil que sea definir algo como lo
siguiente, este es un filme a lo Polanski.
John Carpenter decía que sólo había dos tipos de filmes de
terror: los del miedo externo y los del miedo interno, y que ambos miedos eran básicamente miedo a la muerte, la muerte
física y la locura, que sería la muerte del yo. Estos
primeros filmes de Polanski trataban sobre angustias
terminales y locura, lo que los clasifica según lo anterior
en filmes de terror, lo hacían en blanco y negro, con pocos
personajes y con énfasis en la psicología de los personajes, utilizando durante el proceso una gran economía de recursos
narrativos, donde cada recurso influye en el impacto total de la historia y ninguno de estos recursos sobra. Son filmes
perturbadores, de aquellos que el espectador recuerda durante años y muy efectivos a la hora de provocar miedo.
Este filme recoge estas características y las usa, pero con
menor destreza. A diferencia de sus inspiraciones, la
protagonista de este filme comienza ya con graves
perturbaciones, sufriendo lo que parece ser breves crisis
psicóticas que se enfatizan con recursos de montaje rápido
que se alternan con periodos contemplativos que no hacen más que enfatizar el extravío sufrido. Así la impresión que se
obtiene es la de una gran crisis permanente que sube de
volumen, sin haber nunca un momento de normalidad mental,
un puerto seguro desde donde parte la tragedia. En otras
palabras, este filme no es un viaje desde la normalidad hacia la locura, sino una locura que empeora, lo cual afecta el
desarrollo de la narración al homogeneizarla. Junto a esto
hay cerca del final un intento de explicación que se entrega en una conversación telefónica, lo cual actúa en detrimento
también del total. Más que mal, la ambigüedad fue
precisamente uno de los grandes méritos de las obras
inspiradoras. Hay algunas secuencias que se sienten
reiterativas e innecesarias también.
Este no es un mal filme, pero en virtud de lo anterior parece estar contada de forma insegura: trata mucho de lograr sus
resultados y parece no tener claro de cuándo lo logra. Por
esto parece ser obra de un director brillante, pero de poca
trayectoria, de alguien que conoce de historia del cine pero que aún no se ha desarrollado plenamente como autor. La obra de un excelente alumno que si continua podría convertirse en un director interesante.
Quizá sea un signo de estos tiempos, una época de escuelas de cine e internet donde resulta más fácil que antes desarrollar una erudición motivada por el amor al arte, pero donde
resulta igual de difícil sacar una voz propia. Quizá sea hoy más difícil que antes ¿Sabe? El acceso amplio a la
información podría provocar la impresión de que todo está
hecho y que un camino válido sea el reproducir lo mejor de
antes. Aunque pensándolo mejor, quizá no sea un fenómeno
actual: durante sus primeros cincuenta años el cine se basó
fundamentalmente en obras derivadas de otros medios, tales
como la literatura o el teatro. Así se multiplicaban las
historias de capa y espada, de vaqueros y de romances al
estilo de las grandes novelas del siglo 19. Por su amor a
Polanski, este filme encaja justo en la misma categoría de
House of The Devil o la obra completa de Tarantino: una
especie de rockabilly audiovisual, una copia de un momento
bien específico del pasado, copia motivada por el amor a este momento.
Esto le genera a su servidor dos preguntas que no voy a
responder ¿No es este afán por reproducir el pasado un
esfuerzo fundamentalmente estéril?, o en caso contrario
¿Existe el arte plenamente original?

Roberto Suarez Perez


El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus. https://www.avast.com/antivirus

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s