Publicado el

Ayer vi “Excision”

Este filme es del 2012, es dirigido y escrito por Richard Bates Jr y protagonizado por Annalynne McCord, la bella y muy querida Traci Lords, Ariel Winter y Roger Bart. Y en un rol secundario, como sacerdote ni más ni menos, el gran John Waters. Formalmente se podría clasificar como filme de terror, aunque también es un drama, una historia de crecimiento y una especie de comedia negrísima. Ya lo adivina el lector: este filme está buenísimo.Cuenta la historia de la adolescente Pauline, quien tiene una mamá dominante, un papá infantilizado, una hermana enferma de fibrosis quística y un gusto inusual: la excita la sangre y tiene frecuentes fantasías eróticas con cadáveres. De ahí en adelante la muchacha choca tanto con su familia, donde la voz cantante y represiva la lleva una brillante Traci Lords, como con su escuela, deslizándose cada vez más lejos de lo que es considerado normal.
El filme está narrado de forma cronológica, condimentado por frecuentes secuencias oníricas chocantes y macabras. Desde el comienzo se adivina un final terrible y el filme cumple. Los personajes están bien delineados, cada uno tiene su conflicto y su desarrollo y su interpretación es impecable. De hecho la interpretación del rol protagónico anticipa a una futura estrella, si es que hubiese justicia en las carreras profesionales de las actrices ¿Y sabe qué es lo más tremendo? El significado del nombre y cómo ésto se aplica al filme.
Cuando el filme funciona como comedia lo hace al usar las claves de los filmes de crecimiento adolescente que tanto vimos en los ochenta: el protagonista como un paria con interés por establecer una relación romántica, incomprendido por sus mayores, perseguido por sus pares de mayor éxito social, protagonista que finalmente logra superar sus miedos y crecer como persona. Sin embargo, “Excision” usa estas claves poniéndolas de cabeza: el interés romántico de la protagonista es perverso y maligno, la incomprensión de sus mayores es más que razonable, la protagonista es quien persigue a sus pares y finalmente no tan sólo no crece sino que se pierde para siempre. Otro filme que presente estos elementos de forma más moderada podría pasar por comedia o por drama, pero este filme muestra esta historia de forma intensa y perturbadora. Si quiere saber qué se siente volverse loco, ya no necesita tomar floripondio.
“Excisión” es el término que designa la remoción de un tejido enfermo, para mantener la salud del organismo. Algo feo pero necesario en el ejercicio de la medicina. En el filme se podría interpretar dentro del marco general de morbo macabro, pero más precisamente se podría ver como un ejemplo de algo no hecho: si la sociedad o la familia es el cuerpo, Pauline es el tejido que no se sacó a tiempo y el final es el equivalente dramático a la gangrena. Y eso no es todo: a pesar de su perversión y sus acciones, Pauline es adorable.

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s