Publicado el

Ayer vi “Stitch”

Este es un filme de terror del año 2014, protagonizado por el mismísimo Edward Furlong y dirigido por AJAI. Sí, lo leyó bien, es un nombre.
Cuatro amigos, dos parejas, llegan a una casa ubicada inexplicablemente en medio del desierto, casa que han arrendado por pocos días, para llevar a cabo allí un rito chamánico de sanación. Esto porque el protagonista y su esposa han perdido a su hija en un accidente de auto: el rito pretende reconciliarlos con la muerte como un hecho vital. Pero sale mal y comienzan a ser acosados por una especie de demonio que traerá el fin del mundo a la tierra, y que de alguna manera se localiza tras una gruesa puerta metálica ubicada en el sótano.
Lo primero es lo primero, querido lector: este filme no es muy bueno. Tiene algunos pocos méritos, pero durante gran parte de su metraje parece una total pérdida de tiempo. Y realmente es un drama envuelto en un filme de terror, así que tampoco entra dentro de esa categoría vaga de "es tan malo que es bueno" que quedo tan bien definida en "Ted", la del peluche mariguanero. Es un mal filme con una idea original interesante.
Con frecuencia, cuando un filme está mal dirigido y editado los espectadores dicen " ¡Pero qué malos actores!", cuando realmente los tiempos muertos y la falta de integración en la labor de estos artistas, cuando se los deja a la deriva, es la auténtica responsable. Es una lástima para los involucrados: si recuerda "Animal Factory" estará de acuerdo conmigo con que Furlong es un actor capaz que, como todos, necesita una buena obra. Pero por la naturaleza de la realización cinematográfica, curiosamente muy similar al asalto a un banco, es imposible para los involucrados saber qué tal va a salir todo: es un arte colectivo basado en la confianza ciega y donde el azar juega un rol no menor.
El filme tiene un estilo visual muy llamativo donde predominan la nitidez, el contraste, el retoque artificial de imágenes (montaje de fondos e iluminaciones) y un tono morado que representa el dominio del demonio, lo que en principio está muy bien como herramienta expresiva pero que en la práctica conspira contra su verosimilitud y contribuye a dar la impresión de algo barato y no muy bien terminado. Para hacerse una idea imagínese, querido lector, una de aquellas imágenes creadas en Photoshop donde hay una mujer guerrera (como las "bad girls" de cómic), una luna llena, un paisaje con castillos y tigres blancos y dragones. Un noventa por ciento del metraje se ve así. Para ser justos, hay que ser valiente para hacer algo como esto.
La intriga está mal manejada y resulta en su casi, casi, totalidad predecible. De hecho hay momentos mal resueltos que mueven a risa, de esa risa nerviosa que es a partes iguales aburrimiento y fastidio. El ritmo es terrible. Quizá en manos de un mejor editor el filme subiría a la categoría de "raro pero efectivo". Pero, bueno, es el tema con los hechos consumados: especular sobre cómo podrían haberse hecho mejor las cosas es inútil.
Es malo "Stitch", pero no está en el noveno círculo de las pérdidas totales, donde se encuentra " Los surfistas nazis deben morir", entre otros muchos títulos. Si tomamos el argumento y lo redactamos en media página como mucho, tendremos una historia de lo más interesante: redención, culpa, psicodrama y fantasía, con un final claro y potente. Pero aquí pasa lo mismo que con las fotografías hechas con celular: si se amplían lo suficiente todas se ven terribles. Y por la misma razón: la falta de detalles.

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s