Publicado el

Ayer vi “Ex-Machina”

Este filme es dirigido por Alex Garland, el guionista de “28 días después”, y estrenado recién el año pasado. Cuenta con un elenco reducido, entre los que está Oscar Isaac, a quien comparan ahora con el mismísimo Pacino. Hipérboles aparte, a este filme le fue lo suficientemente bien como para que se esté preparando una trilogía como extensión de la misma historia. Como contraste, leí sobre este filme en “The Verge”, un medio digital que no tiene que ver mucho con cine y donde se dijo que las dos últimas “Rápido y Furioso” eran tan exageradas que eran muy buenas como entretención. Y eso, permítame decirle, no es cierto.
Así que tenemos una de cal y otra de arena ¿Será bueno este filme?
Cuenta la historia de XXX, un programador joven en una empresa muy similar a Google, quien ha ganado un premio. Este premio consiste en pasar una semana con el creador de esta compañía en su cabaña remota. Este creador es un genio informático y en su aislamiento ha llevado a cabo un proyecto de Inteligencia Artificial. En completo secreto, el protagonista ha sido traído para realizar un test de Turing, pero no del modo tradicional: debe entrevistar a una mujer androide, pequeña, bonita y llena de metal y luces brillantes, para determinar si ella tiene conciencia de sí misma.
Estimado lector, el test de Turing fue diseñado por un hombre de apellido, atención, Turing, quien hizo también muchas cosas interesantes, avanzadas y vanguardistas y siendo un héroe de guerra sufrió unas injusticias espantosas, y hay por suerte filmes para contar esa infame historia. Lo relevante aquí es que definió un tipo de entrevista para definir si el entrevistado es una máquina o un ser dotado de consciencia, y estas entrevistas se están llevando a cabo desde hace unos veinte años o más. No sé usted, pero a mi la sola idea de este test me da la sensación de estar viviendo en un futuro vertiginoso.
El filme es, como era de esperar, técnicamente impecable y visualmente muy elegante, con composiciones de cuadro estilizadas y minuciosas. Son pocos personajes y el peso de la acción recae principalmente en los diálogos, sin embargo cuesta pensar en esta historia traducida a las tablas: hay algo fundamental en su ambientación y en lo íntimo de sus performances que se perdería lejos del cine. A pesar de su contención formal, su falta de balas y explosiones, "Ex Machina" es una experiencia fundamentalmente cinematográfica.
La historia que cuenta es de esas historias que se quedan un rato largo dando vueltas: quien era el bueno y quien era el malo, es realmente una historia de amor o de un invento vanguardista o de una liberación, que tipo de futuro viene después de los créditos. Por supuesto, no puedo adelantarle más del argumento de lo que ya he hecho, pero es bien llamativo que en un argumento que podríamos llamar minimalista (pocos actores, pocos escenarios y sin abusar de los giros argumentales) se logre tal resonancia temática.
De hecho, un filme como éste podría ser un buen punto de partida para varias conversaciones de lo más interesantes.

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s