Publicado el

Hoy vi “Marea de Tierra”

Este corto se presenta en el cine Chaplin como parte del concurso latinoamericano en el 37 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Es dirigido por Amirah Tajdin y Manuela Martelli. La misma de “B-Happy” y tantos otros filmes chilenos.
Hay una muchacha que está de vacaciones con su hermana y el novio de ésta mientras trata de superar una relación previa. En el lugar, una bella localidad costera del sur de Chile, conoce a unas mujeres con quienes comparte historias.
Y argumentalmente no hay mucho más que le pueda contar: el resto son contemplaciones, una alusión simbólica a la sexualidad femenina y linda fotografía. En este sentido más que una historia, en este corto hay una situación: la muchacha está allí y conversa con lugareñas. No existe el invento griego de los cinco actos, ni desarrollo ni arco dramático, que es la transformación del personaje desde una situación inicial hacia el desenlace. Si hay algo así, es tan sutil que puede que exista sólo en la imaginación de un espectador amable.
No digo que este sea un mal corto, lo que le digo, querido lector, es que no es un corto narrativo. Tiene una fotografía que casi siempre es bella e impecable desde el punto de vista técnico. Sus elenco y actuaciones parecen la ampliación de lo que ha hecho como actriz la misma Martelli: naturalismo costumbrista, con modos y formas sacadas de lo real y opuestas al artificio en que frecuentemente se convierte el cine.
¿Sabe algo? Creo que es un malentendido eso de rehuir tanto la narrativa. Una cosa es esquivar la prisión de lo novelesco, con un bueno y un malo que pelean a puñetazos al final, pero otra muy distinta es rechazar el desarrollo: hay más de una forma de contar una historia y la sugerencia y lo abstracto son perfectamente válidos. Una de las gracias de este arte es el tiempo: excepto un experimento de Warhol (que sirvió más para delimitar una frontera que para ampliar el repertorio de herramientas), el cine imita la vida en sus ciclos de nacimiento, desarrollo y muerte. Todo lo que existe en este mundo nace, vive y muere, incluso el sol. Negar esto es perder mucho. Mas que mal, incluso Buñuel tenía desarrollo en sus filmes.

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s