Publicado el

Ayer vi “Buried”

Había escuchado algo sobre este filme hace tiempo gracias a un buen amigo, en especial sobre lo peculiar de su premisa: hora y media de filme con un solo actor, encerrado en un ataúd de pino. Entonces pensé “Quizá funcione o quizá no: si funciona va a ser muy buena, si no va a ser insoportable” Ahora le cuento.
Se trata de la suerte de Paul Connolly, quien trabaja como camionero civil en Irak, durante la segunda invasión norteamericana. Cuando despierta, está atrapado en un ataúd de pino, bajo tierra, con un encendedor Zippo y un teléfono Blackberry. A través del teléfono, llamando y recibiendo llamadas, descubre tres cosas: su esposa no contesta, ha sido secuestrado a cambio de un rescate de 5 millones de dólares, y que su caso no está muy arriba en la lista de prioridades de su compañía ni de su gobierno. La pregunta es cómo logrará sobrevivir con semejantes dificultades.
El actor es Ryan Reynolds, quien ha logrado amasar en su carrera una larga lista de títulos poco interesantes: Blade 3, un remake de Amityville, comedias románticas y aquel filme del policía fantasma. Una carrera es una carrera, pero este hombre de dientes y abdominales perfectos parece esforzarse en confirmar los prejuicios que existen contra la gente guapa: la falta de profundidad. Sin embargo, este filme es diferente: es básicamente una producción española con algo de platas estadounidenses, sin más estrellas ni lucimiento de sí mismo para este actor. Una cinta barata, basada en una idea potente.
En términos técnicos el filme es impecable, lo que es a estas alturas algo que damos por hecho: los filmes deben estar bien hechos. Hay movimientos de cámara interesantes, considerando el mínimo espacio, y hay un diseño de audio bien efectivo, además de un montaje que hace lo que debe hacer: mantener e incrementar la tensión. Hay, sobretodo, un ejercicio imaginativo notable: convertir una premisa más adecuada para la literatura y su “acción interna”, como en el cuento de Poe, en una historia de “acción externa”, donde el personaje hace cosas y no hay acceso a su subjetividad. Recuerdo hace tiempo haber leído una entrevista a un cineasta que hablaba de la dificultad de filmar a un escritor escribiendo: se le puede mostrar inclinado sobre la mesa, se le pueden mostrar las manos, las palabras naciendo sobre el papel, pero ¿Qué más? Un entierro prematuro es igual ¿Como se muestra durante una hora y media ésto? Como en “Buried”.
Si analizamos los elementos de la historia, también hay dónde hincar el diente: el protagonista es un camionero que trabaja para un contratista privado en Irak, un contratista que oculta los peligros del trabajo, que valora más las ganancias que a sus trabajadores y que usa trucos legales para evitar asumir su responsabilidad. Durante su cautiverio, Paul se contacta también con un organismo gubernamental especializado en secuestros: allí nos enteramos que a) Hay muchos secuestros en ese lugar durante ese tiempo, y b) Tienen poco éxito tanto los secuestradores como los antisecuestradores. El protagonista se enfrenta así a una situación dominada por la miseria moral y material, donde cada bando en guerra es víctima y victimario a la vez, y donde quienes se llevan la peor parte son las personas comunes como el mismo Paul. A pesar de tener un actor de Hollywood y de ser un filme que pretende impactar, no tiene un escenario tan alejado de la verdad.
Y está el protagonista, que es un anti héroe: sus acciones no son ni correctas moralmente ni adecuadas para lograr el fin de vencer a “los malos”. Más que acertar, Paul se desespera: grita, llora, ruega e insulta. No tiene un plan milagroso ni un súper poder a mano: fuera de su irreal atractivo para cierto público, los actores son una casta aparte en ese sentido, es el protagonista un tipo normal.
Quizá es ese el mayor mérito de este filme, fuera de su “pie forzado”: Lo apegado que se mantiene a la realidad, considerando que como medio el cine es incapaz de mostrar la vida real, sino sólo reproducirla parcial y distorsionadamente.

Roberto Suarez Perez
robertosuarezperez@me.com

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s