Publicado el

Ayer vi “Searching for Sugar Man”

Este filme estuvo durante mucho tiempo en la cartelera chilena. No en la versión local del multiplex, que allí maneja malamente la cadena Hoyts, sino en los llamados “Cine Arte”: debido a la forma en que funciona el financiamiento a las artes en el país telúrico, estas salas son propiedad de una persona o de un grupo de amigos. Así, el que este documental haya sido proyectado tanto tiempo se debe más que a una decisión corporativa a una voluntad personal. Debe ser bueno, entonces.
Cuenta la historia de Rodriguez, quien fue un cantautor promisorio en los sesenta: una especie de Bob Dylan más oscuro, más obrero, más emocional y más político. En su país natal, los dos discos de Sixto Rodriguez encontraron la indiferencia más absoluta, pero en Sudáfrica la historia fue radicalmente distinta: a través del mano en mano estos discos se convirtieron en súper ventas y también en símbolos de libertad. Sin embargo los sudafricanos no sabían nada de este cantante y múltiples leyendas se tejieron en torno a su muerte: que se había quemado en el escenario, que se había dado un tiro al final de un concierto, que había muerto en prisión, etc. Sin embargo ninguna contestaba realmente la pregunta ¿Cómo había muerto Rodriguez?
La factura del documental es impecable, mezclando material de archivo, animación, entrevistas y material sobre los lugares donde ocurrió esta historia extraordinaria. Por lo mismo le recomiendo no hacer lo que hice yo, dejar pasar el tiempo, y vea este filme en el mejor formato posible, y con el volumen alto. Uno de los propósitos manifiestos de este documental es destacar a este músico injustamente olvidado y sus canciones.
No le puedo decir mucho más sobre este documental sin hablar sobre la impactante historia que relata, y no puedo hablar sobre esta historia sin revelarle un par de sorpresas que guarda este filme. Lo que le puedo decir es que este documental trata varios temas de gran relevancia: la fama, el éxito y sus crueldades, la vida dura del hombre común, las ansias de libertad, y la existencia, en último caso. Le digo ésto porque hay una pregunta que recorre a cada uno de nosotros, una pregunta no dicha, pero omnipresente ¿Seremos capaces de estar a la altura de la vida que nos tocó?
Ésta es una pregunta fundamental y se la voy a repetir ¿Seremos capaces de estar a la altura de la vida que nos tocó? Sugar Man sí

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s