Publicado el

Ayer vi “Vestido de Novia”

Y es un filme tremendamente violento. No lo parece a primera vista, el afiche muestra un vestido de novia, mejor dicho una usuaria de un vestido de novia con un rasgo inusual: un escote que parece desprovisto de las turgencias que uno esperaría normalmente (Tetas, en otras palabras). Y eso es una pista fundamental: lo normal y, su versión autoritaria, lo normativo. La violencia que verá aquí no es de balas o artes marciales, es peor: es sobre no tener lugar en la sociedad.
Cuenta la historia de Rosa María, quien vive junto a su padre tullido y a su esposo Ernesto. Rosa María está muy enamorada de Ernesto y Ernesto de ella, pero al poco tramo se nota que ella le guarda secretos: le miente para poder cantar en un coro masculino, habla de “haber luchado mucho para ser quien es” con sus amigas, y, ojo, sus amigas son travestis. En aquella época era absolutamente escandaloso (imagínese una sociedad machista donde es correcto llevarse preso a cualquier homosexual por ser “un pervertido”). Y la época es importante: estamos en La Habana del 94, en la época dura del Periodo Especial (la crisis económica que enfrentó el país tras la caída de la URSS), donde Cuba estuvo quizá más cerca del colapso total.
Este filme es una historia de amor, pero un amor terrible. Plantea la pregunta ¿Cómo se puede amar y ser feliz con todo en contra? Y para que me entienda mejor, déjeme contarle qué es lo que estos amantes tienen en contra: – El guardarle un secreto a su esposo, lo que es una bomba de tiempo.
– La aparición de un amante despechado, cruel y comido literalmente por la doble moral, quien quiere tener a Rosa María o en su defecto destruirla (viéndolo uno se pregunta ¿cuántos tipos así habrán sobrevivido hasta hoy?).
– El peso de los roles tradicionales de género, que agobia a Rosa María. Como mujer debe cuidar a su padre, a su esposo, cocinar, limpiar, preparar la ropa que el esposo se va a poner, además de trabajar. Un día a día lleno completamente de tareas y ocupaciones, mientras su esposo durante las noches mira deporte, se fuma un cigarrillo y le pide que le traiga cosas. Estos roles definen claramente qué es y que hace un hombre y qué es y que hace una mujer. – La naturaleza del secreto de Rosa María.
A pesar de no estar declarado desde el principio en el filme, le voy a contar dicho secreto. Si ha leído algo sobre “Vestido de Novia”, probablemente lo sepa de todas formas: Rosa María siempre fue mujer, pero no nació en cuerpo de mujer. Ella fue la primera favorecida por una operación de cambio de sexo, veinte años antes que dicha operación fuese instituida como un derecho en Cuba. Para el cubano común ella era un monstruo.
Visualmente este filme no me pareció muy llamativo, me parece que los planos cumplen con contar la historia, pero no encierran una búsqueda estética ni un dominio de lo visual como herramienta narrativa. Los planos están bien, la iluminación está bien, incluso el sonido está bien, pero no son extraordinarios. Pero ¿Sabe? No es un gran problema lo anterior, ya que se trata de una ópera prima (cierta falta de pulcritud es esperable), cuenta con una historia muy potente y tiene las actuaciones que tiene.
Y de eso le quería hablar. Laura de la Uz se llama la actriz que representa a Rosa María, y es una de las actrices más extraordinarias que haya visto. Antes la vi en “La película de Ana” (un filme extraño e interesante, que comienza como comedia y deriva en reflexión meta narrativa) y su desempeño era quizá lo más notable en un filme lleno de puntos altos. Aquí De la Uz interpreta un personaje muy difícil, alguien que es la alteridad total en un mundo de machos y hembras, y el problema con la alteridad, con el “otro distinto a mi” es que fácilmente se le despoja de su calidad de humano. Vea por ejemplo qué es un homosexual según los humoristas en general: un conjunto de exageraciones y debilidades que sólo piensa en sexo. Sin embargo De la Uz se transforma en alguien diferente pero igual a usted y yo, igual en lo fundamental: humano, con sentimientos, razón, pasado y deseos de futuro. De la Uz hace esto de la misma forma en que lo hacen los grandes artistas por una razón: si ve este filme verá a una gran artista. Si la historia no fuese tan interesante como es y si el drama no fuese tan conmovedor como es, ver a una gran artista ya es razón suficiente.

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s