Publicado el

Ayer vi “Ralph el demoledor”

No me pida que le explique porqué, pero la vi y la vi en el cine. No es un mal filme, no me entienda mal, pero tengo un prejuicio largo y sostenido con las obras de la corporación Disney, así que ésta no era mi primera opción. Más que mal, siempre desentonan mis botas y mi sombrero en las matinees infantiles.

El filme cuenta la historia de Ralph, quien es un personaje de Arcade y su trabajo dentro del juego es ser el malo. Hay un edificio de departamentos, están los habitantes de departamentos y está Reparador Felix Jr, quien repara todos los daños que Ralph tiene que hacer. El bueno se lleva la medalla de héroe y el aprecio de los habitantes del juego y el malo se queda con nada. Pero Ralph está cansado y quiere, para variar, el cariño de los demás y la vida confortable que los demás tienen y para eso se va lejos a conseguir una medalla, donde sea y como sea.

El filme es razonablemente entretenido, tiene su dosis obligatoria de “me-arrepiento-y-crezco” y tiene también algo que creo es muy reconfortante cuando se es niño: una relación con un adulto donde el grande es un cuidador devoto y confiable. Está bien el filme. Aunque no sea para desternillarse de risa, es simpático. Tiene, como es de esperar, chistes para aficionados a los videojuegos: una canción en 8 bits al principio, diseño “de a pixeles” cuando se derrama líquido, la aparición de Sonic, combinaciones de teclas como claves de desbloqueo, etc. Para quienes vivimos la época de gloria de Street Fighter, da gusto verlos a Ryu y Ken en pantalla de nuevo. Me quedé, eso sí, con ganas de explorar más el mundo del arcade: en el filme los personajes pueden pasar de un juego al otro mediante una especie de Estación Central, pero el filme pasa íntegro en tres escenarios (el hogar de Ralph, el juego de combate y el juego de carreras). En resumen, es otra apuesta segura si necesita llevar a un pequeño al cine.

Pero es Disney, y para mi eso significa que detrás de la fachada simpática y conservadora hay algo muy oscuro y violento, y eso no es algo bueno (no es el mismo tipo de oscuridad de Coraline, por ejemplo: en ésta le da profundidad al viaje de la protagonista mientras en la corporación funciona como propaganda). Está la estructura del juego de origen de Ralph y fuente del argumento: un mundo en que hay un héroe con un arma dorada, un malo de ropa andrajosa y un grupo de burgueses con miedo. Un mundo que reproduce entonces la división social del capitalismo, que es también fuente de sus males: el andrajoso no puede entrar al reino de los burgueses ni participar en sus regalías. En el filme como en la realidad, esta exclusión produce resentimiento.

¿Y le cuento algo más? En el filme como en la realidad, la solución ofrecida es la resignación a cambio de una mejora parcial de la carestía, como si fuera una versión fantástica de la falacia del “chorreo” económico. Igual a aquella antigua solución alemana para los problemas sociales: que “la mano” y “el cerebro” se encuentren mediante “el corazón”.
No hay lugar entonces para la rebeldía ni para la creatividad que ella acarrea. Él estado de las cosas es como es y es mejor no tocarlo, bajo riesgo de catástrofe.

Por cosas así no me gusta Disney. En ocasiones he tenido la mala suerte de ver una de las innumerables sitcom que transmite su canal y el resultado es el mismo: conservadurismo en lo formal (podrían poner El show de Bill Cosby, que esquivaba el problema racial mediante la ficción de un mundo exclusivo de negros viviendo como blancos, junto a Zack y Cody y no desentonaría, con todo y escenarios color pastel) con racismo de fondo.

Así que mi consejo es el siguiente: si su hijo tiene que ver este filme, acompáñelo y critique junto a él la propaganda que están tratando de pasarle de contrabando.

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

2 Respuestas a “Ayer vi “Ralph el demoledor”

  1. Disney lo hizo de nuevo. Los efectos especiales son bárbaros y los pequeños detalles suman mucho para los fanáticos de los videojuegos retro como yo

    La trama es sorprendentemente buena. No creí que iba a emocionarme tanto con la historia, con las metáforas que tiene y la relación de Ralph con la nenita molesta.

    ¡Gran nota! ¡Felicitaciones! Yo también redacté mi propia crítica de esta peli. Te invito a que te des una vuelta para comentar y opinar.

    Crítica de Ralph: http://on.fb.me/102m3be

    ¡Saludos!

    Luciano // https://www.facebook.com/sivoriluciano

  2. Una película muy bien interpretada, Ralph, El demoledor cuentan con una soberbia animación y banda sonora, y con mucho humor, acción y emoción. La recomiendo mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s