Publicado el

Ayer vi “Human Centipede: first secuence”

Y no es tan malo como pensé que sería. No es excelente tampoco: es varias cosas a la vez. Cuenta la historia de Lindsay, quien con su amiga Jenny están de vacaciones en Alemania, haciendo lo que hacen las chicas frívolas en las películas de terror: ir a fiestas vestidas con minifalda, coquetear con desconocidos y perderse en bosques sombríos. Así les pasa a las dos y así llegan a la casa del doctor Josef Heiter, quien es un cirujano brillante y loco. Como todo científico loco, Heiter tiene un plan demente que involucra a las prisioneras…
Y lo demás supongo que ya lo conoce. Más que mal, es el plan del científico loco lo que le ha dado celebridad a este filme, y este plan debe ser la razón principal para verlo. Confieso que conmigo pasó así: si bien los filmes de horror siempre juegan con el límite de lo tolerable, esta obra de Tom Six me sonó tan excesiva como imposible. Y lo llamo obra porque,a pesar del nauseabundo gancho principal, este filme presenta varias características que lo separan del mero “gorno“.

Veamos.
El final, que no se lo voy a contar, es trágico. Técnicamente pueden haber solo dos tipos de finales en los filmes: los finales tristes y los finales felices (incluyendo los finales abiertos: corresponden a uno de estas dos categorías, pero sugeridos). Cuando un filme de horror tiene un final feliz, como el escape del protagonista de “Hostel“, generalmente pretende decir que todo el caos que vimos y el miedo que sufrimos fue un “error de la matrix”, una anomalía del universo que causó dolor y miedo, pero que no corresponde con el orden natural de las cosas, léase “premio a la bondad y la virtud”. Cuando el final es trágico, lo que nos dice es que dicho orden natural no existe, que no hay nada que proteja a las personas y que las buenas acciones no tienen premio: básicamente que el destino de las personas obedece a la pura suerte, y la suerte puede ser un hado muy cruel.

Parece el propósito de Tom Six, decirnos ésto. Porque el científico loco no lo podemos tomar en serio: está impecablemente interpretado por Dieter Laser, con toda la intensidad que su maldad requiere, pero es demasiado ridículo. Una caricatura grotesca de otro Josef, mucho más real y deprimente que éste, sobretodo considerando su final. Pero estaba hablando de éste Josef: un alemán muy malo, que se parece mucho a un militar muy malo y que tiene un plan cruel. Si no fuese un cirujano loco podría ser el director de escuela de un alumno brillante y rebelde, en una comedia juvenil tipo Disney. Malo esférico: desde donde se lo mire es malvado. Sin embargo el destino cruel lo alcanza a él también. No es un malvado todopoderoso como lo era Rutger Hauer en la excelente “The Hitcher“, o el mismísimo Freddy, siempre presto a saltar y arrebatarle el triunfo a los buenos a último minuto. Este hombre pierde al final, ya que su meta era construirse una mascota aberrante: ni pudo disfrutar largamente de su mascota ni ésta llegó a buen puerto.
Pierden los policías también, pero eso está bien: en este filme son lo más parecido a una parodia del “Comisario Rex”, pero sin perro. Igualmente irritantes.
Pero lo principal es como pierde la protagonista, la morena Lindsay. Supongo que su destino podría ser “estimulante” para alguien muy perverso (considerando la poca distancia que hay entre el escandaloso “human centípede” y el subgénero porno, cada vez más común, del A2M). No sólo enfrenta la deshumanización más extrema al convertirse en la sección media de la mascota del doctor Heiter y el asco más absoluto, sino la desesperanza más completa. Tendría que contarle el final para explicarle, querido lector.

En su lado técnico, este filme es aceptable. Tiene buenas actuaciones, la fotografía cumple y la ambientación es pasable. El relato es otro asunto muy diferente. Por momentos es ridículamente cliché (hasta Drácula tiene el mismo comienzo: los protagonistas se pierden en el bosque y llegan a la casa de… ), por momentos produce un espanto genuino y por momentos se vuelve una tragedia enorme. Si este vagabundeo por las claves narrativas fuese accidental, este sería un pésimo filme (tal como el primer “Wizard of Gore“, comedia camp involuntaria). Pero es todo premeditado: la crueldad, el espanto y lo grotesco.

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

2 Respuestas a “Ayer vi “Human Centipede: first secuence”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s