Publicado el

Ayer volví a ver “Chasing Amy”

Y éste es un filme que me gusta mucho. La primera vez que lo vi fue hace más de diez años y lo volví a ver anoche: es sorprendente lo mucho que cambió mi percepción sobre esta historia durante este tiempo.

El filme cuenta la historia de Holden, quien junto a su amigo Banky dibujan la historieta de Bluntman & Chronic, y les va bien: la historieta trata sobre dos súperheroes fumadores de cannabis, y está basada en sus amigos Jay y SIlent Bob. Conocen en una convención de comics a Alissa, quien es inteligente, atractiva y muy lesbiana. El problema comienza cuando Holden se enamora de ella.

Hay varios motivos por los cuales me gusta este filme.

Los diálogos: está estupendamente escrito: los chistes funcionan, el drama también, y sobretodo siempre está la sensación que es una historia realista. Cuando se estrenó el primer filme de este director, Kevin Smith, un crítico lo describió como el cruce entre David Mamet y Howard Stern: una ametralladora de diálogos inteligentes con énfasis en la entrepierna.

Los personajes son excelentes ¿Quién no ha tenido amigos así? Incluso con sus detalles “anticool”. Obsesivos, divertidos, relajados. Son simpáticos, y se nota el cariño del autor por ellos. Casi todo en ellos suena familiar, incluso la planta junto a la ventana del estudio.

La historia. Es una forma extraordinariamente relajada de tratar varios temas complejos: la naturaleza de la amistad, la identidad de género, la homosexualidad, la reconciliación con el pasado personal, el amor, el romanticismo masculino.

El último tema me parece extraordinariamente interesante: el título hace referencia a ésto mismo. En un momento central en la crisis de Holden, su amigo Silent Bob le cuenta su propia historia de amor: tuvo a Amy y la perdió por no poder asumir que ella, al igual que todos, tenía un pasado. Desde entonces está “persiguiendo a Amy” sin acosarla realmente: llevando el recuerdo de su amor perdido como una herida. Según un artículo que leí en Psichology Today, ésa es la característica principal del romanticismo masculino: el amor a largo plazo. Y es una característica pasada de largo en el imaginario colectivo: allí las mujeres aprecian las rosas rojas y las cenas con velas y música suave, mientras los hombres sólo quieren comer, tener sexo y ver deportes. Un error y una mala interpretación, enormemente extendida. Y éste filme sirve como gran ejemplo de ello.

Por último ¿Qué fue de todos estos actores? “Alvin y las ardillas“, “Daredevil“, “Un papá genial“, y un triste etcétera. Es muy probable que éste sea el mejor filme de todos los involucrados en él.

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s