Publicado el

Ayer vi “Battle: Los Angeles”

Y es bastante entretenida, si uno está dispuesto a olvidarse de varias cosas. Pero primero una descripción breve:

El filme comienza con el sargento Nantz (interpretado por Aaron Eckhart, que nació para ser héroe de acción) en mala posición: entrena en la playa y es sobrepasado por su tropa, más jóvenes todos. De vuelta en la base, el psicólogo militar (parece oxímoron, pero no lo es) trata de convencerlo sobre un posible retiro, o por lo menos un descanso largo, ya que está “quemado”: enfrentó tanto stress que ya no puede funcionar normalmente. El sargento acepta descansar y pretende ir a ver a su hija, pero los extraterrestres invaden la Tierra (buscando robarse nuestra agua ¡Malditos!) y de ahí en adelante es todo una batalla ininterrumpida: correr, saltar, esconderse, apuñalar repetidamente a un prisionero extraterrestre y como gran final la destrucción del centro de comando de los malos.

Es entretenido, y sale Michelle Rodriguez (que es algo bueno), encasillada en rol de dura (que no es tan bueno). Es entretenido de la misma forma que el videojuego “Doom” era entretenido: tiene historia, pero da lo mismo, disparemos. Aquí entran las muchas cosas que hay que pasar por alto. En imbd señalan “¿Por qué, si buscan nuestra agua, invaden las ciudades? ¿Por qué no invaden Hawaii y se ahorran problemas?” y es una objeción perfectamente razonable. Roger Ebert aborrece la falta de desarrollo de los personajes, que aquí sólo sirven de relleno, y el montaje sin sentido. Y tiene razón: “Battle…” está filmado y editado con un estilo seudo realista efectista y gratuito, muy común hoy por hoy (cámara movida y corte frenético),  y totalmente alejado del cinema verité de los excelentes filmes de los hermanos Dardenne, por poner sólo un ejemplo rápido.

Habría que olvidarse que está mal hecha, en resumen: mal editada, mal escrita y mal actuada. Pero hay algo más, y lo considero por mucho lo peor y más peligroso de este filme.

Es un filme fascista.

Es cosa de ver el momento en que se estrena: cuando su país de origen, EEUU, se encuentra en dos guerras simultáneas y a punto de saltar a una tercera (Afganistán, Irak y ahora Libia), todas innecesarias. Y están perdiéndolas todas.

Querido Lector, haga el siguiente ejercicio: reemplace mentalmente a los extraterrestres de este filme con humanos. Verá que el descuartizamiento del extraterrestre guarda espantosas similitudes con el caso del “escuadrón de la muerte” estadounidense, desplegado en Afganistán. La lógica de ambos es “No sabemos quienes son, no nos importa porqué hacen lo que hacen, sólo queremos matarlos”. En este sentido es igual a Black Hawk Dawn: absurda, ofensivamente derechista, pero entretenida. Un desfile interminable de malos matables.

También tiene mucho en común con “The Kingdom” (ojo, a mi me gustó ese filme): refleja las guerras actuales, pero ofrece la satisfacción de poder ganarlas, borrando la realidad. Como “Rambo” en Vietnam, capaz de vencer a un ejercito completo; “The Kingdom” nos vende la posibilidad de ganar lo inganable, que son las modernas guerras por petróleo. “Battle…” usa para este engaño varias torceduras: deshumaniza al enemigo, convierte las guerras de conquista en la defensa ante una invasión, e ignora los efectos de la violencia en las personas.

La violencia deshumaniza a las personas. Pero en “Battle…” los héroes se vuelven más sensibles y dispuestos al sacrificio por los demás, se vuelven más morales. Eso es un disparate.

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s