Publicado el

Ayer vi “Man of Vendetta”

Y es un drama tremendo. Este es un filme coreano del año 2010, dirigido por Min-ho Woo. La historia comienza cuando un padre desesperado está a punto de efectuar el pago por el rescate de su hija secuestrada, pero el intercambio fracasa cuando el secuestrador se da cuenta que hay policías en el lugar. Nos enteramos luego que el padre es un sacerdote y que pierde la fe, que su esposa es la única que aún cree en la posibilidad de recuperar a su hija, que la policía está a punto de cerrar el caso, y que la hija secuestrada sigue viva.

El drama continua. Conocemos al malo, el estado de la hija secuestrada, la desesperación del padre, etc. No es la historia más original del mundo, pero está bien. Quizá sería más sorprendente contada desde el punto de vista del malo. No voy a seguir relatando la historia, es mejor verla.

¿Por qué digo que es un drama tremendo? Por la dimensión de las emociones involucradas: el secuestrador es extraordinariamente malvado, el padre está extraordinariamente desesperado y decidido, la hija es extraordinariamente inocente. Todo es majestuoso aquí, y es por esto que la historia pierde pronto su vínculo con la realidad: no es como la vida, es más grande que la vida. No hay nada malo en esto, pero es una apuesta peligrosa para narrar una historia: en el conjunto de las historias extraordinarias hay un amplio rango entre las excelentes y las mediocres. Un ejemplo son las telenovelas: si bien hay algunas de calidad, la mayoría son mediocres y todas funcionan en base a personajes increíblemente extraordinarios. Malvados más malos que el diablo mismo, heroínas más bondadosas que la bondad encarnada, etc. Cualidades extremas sin méritos extremos.

Pero ¡Ojo! querido lector: no señalo esto para sugerir que “Man of Vendetta” sea un mal filme, porque no lo es. Es bastante bueno, la verdad: la historia es conmovedora y los personajes son entrañables. Pero no es un filme extraordinario, es sólo bueno. En un filme de otro tipo esto es suficiente mérito, pero creo que en una historia como esta no: se queda corta, la verdad

Roberto Suarez Perez

Anuncios

Acerca de Roberto Suarez

Vivo en La Habana actualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s